Unidad 2: De docentes conectados a docentes enredados

Si algo me ha enseñado esta unidad es a manejar diversos recursos y a ser consciente de una buena red de aprendizaje. Ya tenía Twitter, pero la verdad es que no sabía cómo hacer un buen uso de ella.

Unos de mis referentes en esta red es Silvia González, profesora de Lengua y Literatura Castellana y una fanática de las nuevas tecnologías. Cuando yo tenía diez seguidores en Twitter (ocho eran amigos míos) ella me encontró, me siguió y me agregó a su lista de profesores de Lengua Castellana. Me abrió las puertas a una gran cantidad de información, recursos y profesores que había en esta red y a través de su perfil me enseñó (indirectamente) todo lo que podía aprender y conocer. Por esa razón, mi presentación la hice sobre ella.

Las herramientas utilizadas para el trabajo de esta unidad no las había utilizado nunca.

Primero tuve que indagar con Twitter para “espiar” perfiles: Twitonomy o Tweedek me sirvieron para eso; de hecho, la segunda herramienta fue más cómoda para arreglar el inicio de mi cuenta. Las listas también hicieron su papel, claro. Y después, toda la información obtenida la tuve que volcar en un Power Point en Google Drive. Interesante es esta última herramienta, nunca empleada. He de decir, que me costó lo mío y que aún tengo que practicar con ella para mejorar mis presentaciones. Pero ahora que sé que existe, no se me resistirá nunca más,jeje.

Con esta unidad he aprendido a construir (o intentar construir) una buena red de aprendizaje con twitter, a saber qué información se vuelca en las redes, cómo interaccionamos, con quién interaccionamos, etc.

¡Nunca imaginé que Twitter podía dar tanto de sí! Pero así es y me encanta porque voy tomando nota de todo lo que voy aprendiendo para poder volcarlo en mis clases.

 

 

Última actividad de la unidad 1

Licenciada en Filología Hispánica por la UA empecé a trabajar como profe de secundaria de Lengua Castellana y Literatura hace unos años. Al realizar unas prácticas en un CEPA como profe de español, me picó el gusanillo, así que decidí hacer un curso de posgrado. Me centré en la enseñanza de español a inmigrantes adultos, y sobre eso hice mi DEA. De manera que mi mundo está divido en dos ramas: profe de ELE y profe de secundaria. Podría haber elegido una de ellas, pero no pude, y no puedo. Me encantan las dos ramas y creo que son perfectamente compatibles.

Con las nuevas tecnologías entrando en clase y en mi grupo social no me quedó más remedio que interesarme por ellas, y poco a poco fui utilizándolas (pero casi siempre en mi entorno personal). Cuando descubrí Twitter hace seis meses no me podía ni imaginar la cantidad de información valiosa que iba a encontrar. ¿Cómo no lo descubrí antes? Posiblemente porque estaba en mi “zona de confort”, ese sitio en el que lo tienes todo bajo control y no tienes miedo a lo desconocido porque, obviamente, no lo conoces. Pero “estos inventos nuevos”, como diría mi abuela, son maravillosos. Me abrió un mundo nuevo de posibilidades como profe y entre otros descubrimientos, encontré el curso que estamos haciendo.
¿Qué espero de él? Mejorar como profesora, aprender esos truquitos de otros profes para que tu faena sea eficaz y clara, compartir y colaborar, incorporar nuevas herramientas e ideas para mis clases y mi día a día, ser autónoma…Y podría pedir más, pero seguro que el curso me sorprende con algo que no espero. Todo aprendizaje es bueno, y seguro que por poco que aprenda aquí (que con el nivel que yo tengo sé que aprenderé mucho) seguro que será enriquecedor.

Mi perfil en Docente.me